Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Casa Francisco Pradilla.

Segundo triste aniversario del derribo de la casa natal de Pradilla

El 15 de noviembre de 2012 la Casa Pradilla se convirtió en un solar vacío. Hoy se cumplen justo dos años desde que la casa natal del villanovense más ilustre fue derribada. Uno de los capítulos más negros y chuscos de la historia de Villanueva. El alcalde de Villanueva, Jesús Gayán, que firmó la licencia de derribo, recibió el Premio Tocho 2012 a las malas prácticas en actuaciones sobre patrimonio cultural aragonés.

Hoy nos hemos acordado también de Félix Cativiela, recientemente fallecido. Cativiela vivió con especial tristeza el derribo de la casa natal de Pradilla. Había hecho testamento en 2011 a favor del Ayuntamiento de Villanueva, al que legaba todos sus bienes con la condición de que, en un plazo máximo de 10 años, los empleara en la restauración de la casa de Pradilla y en la compra de obra del pintor para su exhibición en ella. Cativiela ya había costeado con anterioridad la reparación del mausoleo en el que están enterrados Miguel Pradilla y Martina Ortiz, los padres de Francisco Pradilla.

Los dos, Pradilla y Cativiela, se han ganado el agradecimiento eterno de los villanovenses. Que allá donde estén (seguro que en el mejor sitio posible, que bien se lo han ganado) nos protejan del destino y de nuestro alcalde.

APUDEPA concede su TOCHO 2012 a las malas prácticas al alcalde de Villanueva, Jesús Gayán

El pasado sábado, 14 de diciembre de 2013, APUDEPA (Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés) entregó el Premio APUDEPA a las Buenas Prácticas, y el TOCHO APUDEPA a las Malas Prácticas correspondiente al año 2012.

Este año, APUDEPA ha concedido por mayoría su premio a las buenas prácticas al desarrollo de las operaciones Helmet contra el expolio arqueológico llevadas a cabo por la unidad central operativa  (UCO) de la brigada de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil ubicada en Madrid.

El premio TOCHO 2012 fue concedido, por unanimidad, a los alcaldes de los ayuntamientos de Villanueva de Gállego y de Caspe por el derribo de la casa del pintor Francisco Pradilla y del hotel Latorre, respectivamente.

El acto se desarrollo en  en el restaurante Casa Emilio. Asistieron 22 socios de APUDEPA, el representante de la UCO, el comandante D Jesús Gálvez, y el oficial del Seprona de Zaragoza, Javier Rodrigo. Carlos Bitrián, presidente de APUDEPA, agradeció la asistencia de todos y especialmente de los premiados,  y en particular a Jesús Gálvez que se desplazó desde Madrid para el acto.  En los postres se les hizo entrega de una placa grabada en conmemoración del PREMIO  APUDEPA, 2012.

Según informa APUDEPA en su blog, sobre el premio TOCHO 2012 concedido a Jesús Gayán, "Carlos Bitrián, presidente de APUDEPA, también tuvo unas palabras relativas a la casa de Francisco Pradilla, a su situación anterior, a las noticias del derribo, a las urgentes acciones de APUDEPA para evitar el mismo, y al irresponsable (...) permiso concedido por el alcalde de Villanueva de Gállego a la empresa constructora".

Huelga decir que el alcalde Gayán no acudió a recibir su premio TOCHO.



La doctora en Historia del Arte, Belén Boloqui, escribe sobre la Casa de Pradilla en el primer aniversario de su derribo

Hace unos días recordamos aquí el primer aniversario del derribo de la casa del gran Francisco Pradilla. No fuimos los únicos que nos hemos acordado. Hace justo una semana, el 21 de noviembre, Heraldo de Aragón publicó un emotivo artículo de la doctora en Historia del Arte y fundadora de APUDEPA, Belén Boloqui. El actual solar de la Calle Gómez Acebo nº 61, sigue dando que hablar. El artículo se puede leer en este enlace de la web de la Universidad de Zaragoza. Boloqui, además de dar su opinión sobre el derribo, aporta datos interesantes, como los que se refieren a los familiares de Pradilla, o a nuestro vecino Félix Cativiela.

Hace dos días, Carlos Urzainqui publicó en su blog un artículo sobre la casa donde residió Odón de Buen, el zufariense más ilustre. Ahí sigue, en pie. Lástima que los villanovenses no podamos decir lo mismo de la casa de Pradilla.

Primer aniversario del derribo de la casa de Pradilla

20131115180238-derribo.jpg

Hoy viernes, 15 de noviembre, se cumple el primer aniversario de un tristísimo suceso para la cultura y para nuestro municipio: el del derribo de la casa natal del villanovense más ilustre, Francisco Pradilla y Ortiz.

A pesar de los denodados esfuerzos de APUDEPA, el alcalde de Villanueva, Jesús Gayán, no evitó el derribo de la casa del genial pintor. El mismo día que se llevó a cabo la demolición, la DGA envió un requerimiento por fax al Ayuntamiento para paralizar el derribo. Gayán declaró que el fax no había llegado al Ayuntamiento. La DGA declaró haberlo enviado por la mañana. Según Heraldo de Aragón, esa mañana Gayán estuvo asistiendo a una jornada organizada por la DPZ. El alcalde afirmó, según ese mismo periódico, haber telefoneado al Ayuntamiento a las 15 horas y que nadie le había dicho que la DGA hubiera mandado nada. Y seguimos leyendo en Heraldo: "Según algunos vecinos, el alcalde contempló a primera hora de la tarde las tareas finales del derribo desde un establecimiento cercano a la casa".

En una entrevista concedida al Crónica del Bajo Gállego (edición de agosto de 2013), el alcalde de Villanueva, Jesús Gayán, declaró que "se ha dado respuesta a las cuestiones que teníamos pendientes". Analizamos las principales demandas de los vecinos, y vemos la irrealidad de esa afirmación: El Instituto de Secundaria no llega. El agua de Yesa no llega. El número de desempleados es mucho mayor ahora que cuando accedió a la alcaldía. Son problemas que persisten y que a todos nos preocupan; son problemas que, diga lo que diga Gayán, están muy lejos de estar solucionados.

Si Gayán no es capaz de solucionar nuestros problemas, otros alcaldes y otros concejales vendrán que lo harán. Otros serán los que  los resuelvan. Pero nadie nos devolverá la casa de Pradilla. Debería haber formado parte del futuro de nuestro pueblo. Podía haber alojado un museo que honrara la memoria de Pradilla -nuestro paisano Felix Cativiela, había testado para legar todos sus bienes con ese propósito-. Pero todo eso es ya historia. Uno capítulo negro de nuestra historia.

El número de pintores que han presentado sus obras a la edición de este año ha bajado en un 35% respecto al año 2012. Este año se han presentado 75 obras, frente a las 115 de 2012, es decir, 40 obras menos. Es muy interesante y revelador el artículo que, sobre este llamativo bajón en la participación, escribió Carlos Urzainqui en el mes de mayo.  

Según Urzainqui, la organización del evento intentó justificar este descenso por otros motivos, como la fecha de la convocatoria, lo que sería tanto como decir que el Ayuntamiento fue el responsable de no hacer la convocatoria en el momento más oportuno (en este blog ya escribimos en su día sobre lo tarde y mal que se había hecho la convocatoria del concurso). Los convocantes intentaron achacar la baja participación a la crisis, por los gastos que conllevan los portes de las obras. En 2012 ya sufriamos la crisis económica y la participación fue mayor. De manera que, dar por bueno este motivo, implica reconocer que desde que el PP ha vuelto a gobernar en las diferentes instituciones (Gobierno de España, Gobierno de Aragón y Ayuntamiento de Villanueva) la crisis se ha agravado.

Hoy se cumple un año de la pérdida de un emblema, de todo un simbolo de nuestro pueblo. No nos olvidamos de Francisco Pradilla, que tanto prestigio ha dado a Villanueva. Tampoco nos olvidamos de quienes no conservaron el testimonio vivo de su presencia entre nosotros. Cada 15 de noviembre, fecha fatídica, en NdV recordaremos a Pradilla, que firmó algunas de las obras más importantes de la pintura aragonesa, y recordaremos a Jesús Gayán, que firmó la licencia de derribo de la casa natal de Pradilla.

Para saber más sobre lo que ocurrió hace ahora un año

Fuente foto: Heraldo de Aragón

La casa de Pradilla

Por Carlos Bitrián Varea, arquitecto, presidente de Apudepa.

Villanueva de Gállego, Aragón y el mundo entero han perdido el lugar memorial en que se había proyectado históricamente la admiración y el cariño de un pueblo hacia uno de sus genios artísticos. Sedientos de suelo han lanzado sus máquinas contra una casita de pueblo, una arquitectura modesta y adorable, de tapial y cal, de medidas humanas y carácter popular, una de esas construcciones radicales, de las que ya no abundan, decididamente hechas para la vida humana y no para ganar dinero a espuertas. Una casa de cuando las casas eran principalmente eso, y no mercancía de traficantes de espacio, de piratas de tierra firme acostumbrados a levantar el teléfono para remover cualquier barrera que el bien común pueda poner en el camino.

La casa ahora derribada estaba estructuralmente bien e incluso presentaba buen aspecto. Con arreglos mínimos hubiera podido dar nuevo cobijo al habitar humano; y los vecinos hubieran podido seguir reconociéndola como elemento destacado de su memoria colectiva. ¿Quién podía estar interesado en interrumpir tan benéfica existencia? Quien no viera valor en ella, supongo. ¿Y quién no puede ver valor en una casa? Quien no vea la casa, tal vez. Quien vea otra cosa, como dinero. Me parece triste, pero no ilógico, que una sociedad como la nuestra que ha basado buena parte de su sistema económico en la explotación del suelo haya requerido conformar unos hábitos mentales que operan misteriosamente sobre la casa negándole su naturaleza de casa, sustrayendo sus cualidades protectoras, simbólicas y ambientales para sustituirlas por puro valor de inversión y cambio. Si esto ha sido así desde hace mucho, sorprende que en un país que vive ahora dramáticamente las consecuencias de la gran operación especulativa (por ejemplo en forma de injustos, fraudulentos e ignominiosos desahucios) siga pasando inadvertido el verdadero valor de una casa.

Supongamos ahora que la casa de Pradilla no era de Pradilla. Que no había sido distinguida con las atenciones de las instituciones y con el cariño del pueblo. Supongamos incluso que no había placas en la fachada y que don Félix Cativiela no había tenido la enorme generosidad de ofrecer sus bienes para la creación de un espacio sobre el gran pintor. Con todo, la casa seguiría siendo una morada construida a la manera tradicional del valle del Ebro por manos desaparecidas hace más de doscientos años. Seguiría constituyendo un patrimonio valioso para la vida del ser humano. Nuestro patrimonio es lo que habitamos cotidianamente; está sujeto a cambio, pero debe ser un cambio guiado por el bien común y no por la ambición de los Midas contemporáneos, que recalifican lo que tocan.

Pero lo cierto es que la casa era, además, el hogar natal de Pradilla. Su destrucción ha sido un duro golpe para el patrimonio aragonés que Apudepa ha tratado de evitar hasta el último momento. Lamentablemente, sola como ha estado, no ha podido conseguirlo. Además de fruto de la codicia, el derribo ha sido un gran acto de complicidad y cobardía política. El 9 de noviembre a primera hora, un día después de conocer que la casa iba a ser derribada, Apudepa presentó en el Registro de la Dirección General de Patrimonio Cultural una instancia para catalogar el inmueble y para recordar que la Ley de Patrimonio obliga a detener el derribo por el plazo máximo de de dos meses. El mismo día 15, Apudepa llamó en reiteradas ocasiones a la Dirección General y al Ayuntamiento sin obtener respuesta. La instancia oficial no fue tramitada en toda una semana, a pesar de su carácter notoriamente urgente. Cuando estas dilaciones ’mortales’ para el patrimonio se ha producido en otras ocasiones ha podido pensarse qeu se trataba simplemente de incompetencia gubernamental. El caso de la casa Pradilla no resulta ya tan claro. El Gobierno debe explicar qué ha ocurrido, por qué una instancia urgente ha tardado una semana en ser atendida. Las Cortes deben investigar lo sucedido. Aunque lo que todavía es más importante es comenzar a trabajar para que la casa vuelva a aparecer ante nosotros como una casa, aunque jamás ninguna podrá ser ya la de Pradilla.

* Fuente del artículo: edición impresa del Herado de Aragón del martes, 4/12/2012.

La Casa de Pradilla en el cartel y el díptico de la mesa redonda 'Presente y futuro del patrimonio aragonés'

20121203211831-diptico-erial-mesa-redonda-2-baja-1-424x300.jpg

La asociación cultural Erial Ediciones ha organizado una mesa redonda sobre el "Presente y futuro del patrimonio aragonés", que tendrá lugar mañana martes, 4 de diciembre de 2012, a las 19:30 horas, en el Teatro Principal de Zaragoza.

¿Por qué nos hacemos eco de una actividad cultural que no se va a celebrar en Villanueva? Porque mucho nos tememos que en ella se hablará del fatídico final de la casa natal de Pradilla, a la vista de la imagen que ilustra el cartel y el díptico con los que se ha publicitado la mesa redonda.

Mal asunto para Villanueva cuando se mete en el mismo saco la famosa "restauración" del Ecce Homo de Borja y el derribo de la casa natal de Pradilla. Mal negocio supone para nuestro municipio la mala publicidad que este asunto genera, y es evidente que ha situado a Villanueva en el mapa de las agresiones contra el patrimonio cultural.

Por si a alguien le interesa asistir (ya suponemos que al alcalde Gayán no, aunque es más que probable que mañana le piten los oídos) en la mesa redonda participarán el exredactor jefe de Heraldo de Aragón, Juan Dominguez Lasierra, que ejercerá de moderador, además del arquitecto y presidente de APUDEPA, Carlos Bitrián; la profesora de Historia del Arte, Belén Gopegui; y el arquitecto José María Valero.                    

El alcalde Gayán firmó la licencia de derribo de la casa natal de Pradilla

Este mes de noviembre hemos visto y escuchado a Jesús Gayán en diferentes medios de comunicación tratando de escurrir el bulto de su responsabilidad en el derribo de la casa natal de Pradilla, explicando a su manera lo ocurrido y echando balones fuera.

El alcalde Gayán es muy libre de decir todo lo que considere oportuno, pero hay un dato que es indiscutible: él, y sólo él, fue quien firmó la licencia de derribo de la casa natal de Pradilla.

Hay otro dato fácilmente constatable: ninguno de los dos grupos municipales que apoyan a Gayán, FIA (candidatura que encabezó Gayán) y CDL, decían una sola palabra sobre la casa natal de Pradilla en sus programas para las elecciones municipales de mayo de 2011.

Gayán podrá decir que no había fondos para restaurar la casa (se ha conocido que un vecino iba a legar todos sus bienes para ese fin), podrá negar que el Ayuntamiento recibió un fax de la DGA ordenando la suspensión del derribo (la DGA dice que lo envió). Podrá negar y afirmar lo que quiera, pero no podrá negar la evidencia de que él firmó la licencia de un polémico derribo que ha hecho correr ríos de tinta.

Tanto en los días anteriores al derribo como en los posteriores, las redes sociales echaban humo.

Son muchos los medios de comunicación que se hicieron eco de la noticia. Aparte de numerosos medios aragoneses con Heraldo de Aragón a la cabeza, y secundado por El Periódico de Aragón, Aragón Digital, Radio Ebro, TVE o la Cadena Ser, son muchos los periódicos de toda España que informaron sobre este sonrojoso suceso: diarios de Asturias (El Comercio), Extremadura (Hoy), País Vasco (Diario Vasco), Valencia (Las Provincias), Castilla y León (El Norte de Castilla), La Rioja (La Rioja) o Andalucía (La Voz).

Heraldo de Aragón en la página 2 de su edición del día 16 de noviembre calificó el derribo como "un esperpento", en un artículo en el que pudimos leer, entre otras cosas, esto: "La casa de Pradilla en Villlanueva de Gállego ya es historia. En un confuso episodio, que habría que investigar porque desprende extraños aromas, lo que ayer era la casa del pintor en su localidad natal, es hoy un solar.  Un solar que permanecerá vacío y en el que, cuando la cosa económica cambie, se levantará un "bonito" edificio de viviendas en ladrillo caravista. Y no pasará nada".

El diario digital "Bajo Gallego" (no confundir con La Crónica del Bajo Gállego) se hizo eco de la noticia con este titular: "Pradilla vilipendiado" y se refirió a la demolición de la casa de Pradilla como "derribo escandaloso".

El escritor Javier Barreiro escribió, el 23 de noviembre de 2012, en Aragón Digital, un artículo titulado "Derribar la historia para hacer historia", en el que decía esto sobre el derribo de la casa de Pradilla: "Como todos nos maliciábamos, en cuanto apareció la noticia de que a la casa natal de Francisco Pradilla, uno de los grandes pintores españoles del siglo XIX, le habían desgajado las tejas y las placas conmemorativas, el derribo no ha tardado un suspiro. Para más recochineo, Jesús Gayán, el alcalde de Villanueva de Gállego, que ya tiene asegurado su lugar en la pequeña historia, aduce que no se recibió el fax de Patrimonio que paralizaba el perseguido derribo".

El blog Es Zaragoza publicó el 16 de noviembre un post con este título: "Villanueva de Gállego es hoy más pobre e históricamente inculta".

APUDEPA (Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés), que hizo gestiones hasta el último momento para paralizar el derribo, publicó en su blog, el 11 de noviembre, un post en el que mostraba su "perplejidad y más absoluto rechazo a las bárbaras palabras del alcalde de Villanueva de Gállego, según el cual la casa se va a tirar porque corre peligro a la vez que reconoce que “quizá dentro de unos años se hagan pisos”". En ese mismo post, APUDEPA también afirmaba, entre otras cosas, lo siguiente: "La Asociación advierte al Ayuntamiento de que si finalmente tira la casa de Pradilla no tendrá ninguna legitimidad moral para seguir utilizando su nombre en concursos de pintura o actividades turísticas y se hará inmerecedor de cualquier ventaja que la admiración y el cariño por Pradilla pudieran conllevar".

Pero, desgraciadamente, la presión mediática y social (lo mencionado arriba sólo es una pequeña muestra de todo lo que se ha escrito y dicho) no consiguió hacer recapacitar a nuestro alcalde, que se ha mostrado incapaz de velar por nuestro patrimonio histórico y cultural. La casa natal de Pradilla era un gran símbolo de Villanueva. "Era", sí, ya no es ni lo será jamás.

Y el sentir mayoritario de los villanovenses es de tristeza ante lo ocurrido. Decimos mayoritario, y no unánime, porque algunos han puesto más empeño en tratar de defender al alcalde Gayán de las críticas que en proteger a la casa de Pradilla de la piqueta. Ellos tendrán que explicar por qué.

Apudepa denuncia en el juzgado el derribo de la casa natal de Pradilla

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) presentó el jueves por la tarde una denuncia ante el juzgado de guardia por entender que se ha producido un claro incumplimiento de la Ley de Patrimonio en el derribo de la casa natal del pintor Francisco Pradilla (1848-1921), ubicada en Villanueva de Gállego. Apudepa argumenta su escrito en la tardanza por parte de la Dirección General de Patrimonio de la DGA en solicitar al Ayuntamiento de Villanueva la paralización de la demolición y la omisión del consistorio en acatar una orden que, aunque tarde, la DGA asegura que realizó el martes mediante un aviso telefónico, si bien la solicitud formal no se envió por fax hasta el jueves, cuando las excavadoras ya habían realizado su trabajo.

En la denuncia, Apudepa no señala nombres ni entidades concretas, "sino que nos ceñimos a narrar unos hechos y que sea la Justicia quien determine quién pudiese tener una responsabilidad penal". Eso sí, el representante de Apudepa Carlos Bitrián considera que "lo que sí existen claramente son responsabilidades políticas y posiblemente técnicas, por lo que también vamos a solicitar que se esclarezca todo en las Cortes".

Bitrián se mostró indignado con el departamento de Patrimonio de la DGA, a quien considera "cómplice de este atentado cultural", ya que "aunque tenía en su poder la petición de catalogación desde el viernes pasado, no ha actuado en toda la semana para simplemente aplicar el artículo 17 de la ley, que obligaba a paralizar las obras hasta que se decidiese si la casa podía ser catalogada o no". Bitrián tildó de "extremadamente grave el cúmulo de contradicciones y mentiras vertidas" sobre el proceso que ha llevado la solicitud, "pues dicen que les llegó el martes y se entregó el viernes, como demuestra el sello del registro".

En el departamento de Patrimonio, ayer, ningún responsable supo o quiso explicar a este diario si ahora era posible tomar medidas con los propietarios del inmueble o con el ayuntamiento ante el hecho de que no se tuviese en cuenta el aviso del martes. Bitrián, que dice que ha tratado de hablar con el departamento varias veces sin éxito lamenta que "nos están tomando el pelo a los ciudadanos y empezaremos a creer a la DGA cuando denuncien al ayuntamiento por no acatar una orden dada por ellos".

Fuente: El Periódico de Aragón

Derribada la casa de Pradilla el mismo día en que la DGA paralizaba las obras

20121116211933-casa-pradilla-jose-miguel-marco.jpg

La casa de Pradilla en su localidad natal, Villanueva de Gállego, ya no existe. El derribo, en la mañana de ayer, tuvo tintes vodevilescos, ya que los principales actores se contradecían, y algunos, además, echaban balones fuera y levantaban cortinas de humo. Mientras, a primeras horas de la tarde, la casa que rendía memoria a Pradilla en su localidad natal quedaba reducida a la categoría de solar. 

El suceso encendió las iras de la Asociación de Acción Pública en Defensa del Patrimonio Aragonés, que había pedido la paralización del derribo y la incoación de expediente de declaración de Bien de Interés Cultural. Tras intentar detener los trabajos durante toda la mañana -se llamó a la DGA, al ayuntamiento y a la Guardia Civil, sin éxito alguno-, cuando el derribo se consumó emitió un comunicado en el que denunciaba "la gravísima complicidad del Gobierno de Aragón". Además, en él exigía la dimisión del director general de Patrimonio, Javier Callizo, y anunciaba medidas para pedir responsabilidades políticas.

Numerosas contradicciones

«Queremos que esto se investigue en las Cortes -señalaba Carlos Bitrián-, porque la Ley de Patrimonio, cuando se presenta la documentación que nosotros entregamos el jueves, obliga al director general de Patrimonio a paralizar el derribo y estudiar el caso. Y no se ha hecho en casi una semana".

Fuentes del departamento de Cultura de la DGA, sin embargo, negaron que Apudepa hubiera realizado la solicitud el jueves. "Fue el pasado martes -señalaron-, y ese mismo día una arquitecta del departamento llamó al Ayuntamiento de Villanueva de Gállego para anunciar que el viernes (por hoy) iba a realizar una visita al edificio para emitir un informe. El tema se iba a ver en la próxima Comisión de Patrimonio, el jueves". Ademas, las mismas fuentes de Cultura señalaron que habían enviado por la mañana un requerimiento por fax al Ayuntamiento de Villanueva de Gállego para que paralizara las obras. Presumiblemente, ese requerimiento llegó cuando la casa estaba prácticamente demolida.

Si es que llegó, porque tampoco eso quedó claro ayer. A media tarde, el alcalde de la localidad, Jesús Gayán, lo negaba. "Esta mañana (por ayer) no he ido al Ayuntamiento, porque he estado en la jornada sobre la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria que ha organizado la DPZ. Pero he llamado al Ayuntamiento a las tres de la tarde y nadie me ha dicho que la DGA haya mandado nada". Según algunos vecinos, el alcalde contempló a primera hora de la tarde las tareas finales del derribo desde un establecimiento cercano a la casa.

Gayán aseguraba estar "sorprendido" por la polémica. "Los propietarios tienen permiso de demolición, con informes favorables del arquitecto y secretario municipal. Y la casa no posee ningún tipo de protección ni catalogación. Cuando se hizo el PGOU en 2005 no se incluyó entre los bienes a considerar, y la DGA ha tenido tiempo para protegerla, pero no ha sido así".

«Nadie ha hecho nada"


Según el alcalde, "el ayuntamiento en estos momentos casi no tiene dinero ni para pagar las nóminas, y tampoco poseemos terreno para ofrecerlo en permuta. Así que no podemos comprar la casa a sus legítimos propietarios. Y el de la herencia -en referencia a un vecino que había hecho testamento legando todos sus bienes para crear un museo dedicado a Pradilla-, podía haber puesto el dinero y haberla comprado. Aquí en 100 años nadie ha hecho nada, y yo solo llevo uno en el cargo. Se está siendo muy injusto con el ayuntamiento y conmigo".

La casa no poseía valor arquitectónico, pero sí histórico y sentimental, además de mantener los vínculos entre el artista y su localidad natal. Su derribo fue acogido ayer con tristeza por la Academia de San Luis, institución que ha rendido varios homenajes al pintor. "Es un artista de primera categoría y, lamentablemente, le hemos hecho poco caso en Aragón -se lamentaba el historiador del arte Wifredo Rincón-. Era una casa muy modesta, pero era la que tradicionalmente se daba como suya. Hoy es un día negro para el patrimonio aragonés".

Fuente: Heraldo de Aragón

15-N: Se consumó la barbarie, la casa de Pradilla ha sido reducida a escombros

20121116123248-derribo.jpg

Hoy, 15 noviembre de 2012, se ha escrito uno de los capítulos más negros de la historia de Villanueva de Gállego.

Los autores de este negro y triste episodio: unos propietarios que han derribado la casa donde nació el segundo pintor aragonés más importante de todos los tiempos (sólo superado en grandeza por Goya, considerado el artista aragonés más universal), y un alcalde que lo ha permitido y autorizado.

Jesús Gayán, alcalde de Villanueva, será recordado durante siglos por este nefasto hecho sin precedentes. Triste final el de la casa de Pradilla. La historia te juzgará, Gayán.

* El autor de la foto, realizada hoy 15 de noviembre, es Miguel Ángel Lafuente.

La rendición de Gayán

20121110145556-casa-pradilla-verano-2011.jpg

En la foto de arriba se puede ver el estado de la casa natal de Pradilla en el verano de 2011, poco después de acceder Jesús Gayán a la alcaldía de Villanueva. El estado actual está a la vista de todos los que pasen por delante de la calle Gómez Acebo, la principal arteria de Villanueva. Y según las alarmantes últimas noticias que vamos conociendo, mucho nos tememos que la casa natal de Pradilla tiene las horas contadas.

El PSOE-Villanueva explicó ayer en su blog, las gestiones realizadas por el anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento para intentar que la casa de Pradilla fuese propiedad municipal. Nada sabemos de las gestiones que haya podido realizar el actual equipo de gobierno encabezado por Gayán, lo que sí sabemos es lo que está a la vista de todos: que Gayán se ha mostrado incapaz de impedir que comience la demolición de la casa de Pradilla.

Basta con leer las declaraciones de Jesús Gayán en el Heraldo de Aragón de ayer sábado, para comprender que nuestro alcalde, lejos de luchar para evitar que se ejecute la sentencia de muerte de la casa de Pradilla, baja los brazos por completo y da por consumado un hecho tan triste para la historia de nuestra localidad.

Al más puro estilo George Bush, que quería talar los árboles para evitar incendios, ahora, nuestro alcalde Gayán, defiende que se tire la casa de Pradilla porque se puede caer. Flipante. Antes de que que un árbol se queme lo quemo, antes de que una casa se caiga, la tiro. ¿Y qué tal si rehabilito la casa antes de que se caiga?

Gayán pone de excusa que el Ayuntamiento no puede afrontar los gastos para su rehabilitación. Pero según Mariano García, el periodista de Heraldo que firma el reportaje, la casa "podría haber aguantado en pie muchos años más". Es decir, no era imprescindible acometer de inmediato su rehabilitación para su conservación.

Y lo más indignante de todo, es que, según desveló ayer Heraldo, un vecino de Villanueva hizo testamento en 2011 a favor del Ayuntamiento de Villanueva, al que legaba todos sus bienes con la condición de que, en un plazo máximo de 10 años, los empleara en la restauración de la casa de Pradilla y en la compra de obra del pintor para su exhibición en ella. Este villanovense, que demuestra así su gran generosidad, no quiere que se difunda su identidad, pero según Heraldo está cerca de los 90 años, y asegura que su gesto lo conoce perfectamente el actual alcalde de Villanueva.

Son emocionantes las declaraciones del villanovense anónimo publicadas ayer en Heraldo: "Soy un agricultor de ideas avanzadas y que me ha ido muy bien en la vida. Siempre he soñado con que en Villanueva de Gállego exista un museo dedicado a Francisco Pradilla, y las últimas noticias me han dado el mayor disgusto posible".

El propio redactor de Heraldo que firmó la noticia rebatió ayer las palabras de Jesús Gayán al afirmar que "el hecho de que un vecino testara a favor del proyecto de crear allí un museo desbarata los argumentos de que no hay fondos para el proyecto".

Pero no sólo Heraldo carga las tintas contra Gayán. Incluso antes de conocerse que había un vecino dispuesto a legar todo su patrimonio, El Periódico de Aragón dedicaba su sección Baja de este viernes, 9 de noviembre, a Jesús Gayán y decía que la casa de Pradilla, "a pesar de ser una propiedad privada, el alcalde, Jesús Gayán, podría velar por el patrimonio e impedir que se cometa tal desatino".

Como hemos publicado hoy, Apudepa (Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés) rechazó ayer las "bárbaras palabras" del alcalde de Villanueva.

* Fuente foto: Las Crónicas de Thot (verano 2011)

Apudepa critica la intención del alcalde de Villanueva de Gállego de derribar la casa de Pradilla

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, ha mostrado su más absoluto rechazo a las “bárbaras palabras” del alcalde de Villanueva de Gállego, según el cual la casa se va a tirar porque corre peligro a la vez que reconoce que “quizá dentro de unos años se hagan pisos”.

Apudepa niega que la casa corriera ningún peligro antes de la retirada de las tejas y exige que la cubierta sea repuesta a la mayor brevedad con cargo a las personas que ordenaron la misma. 

La Asociación advierte al Ayuntamiento de que si finalmente tira la casa de Pradilla "no tendrá ninguna legitimidad moral para seguir utilizando su nombre en concursos de pintura o actividades turísticas y se hará inmerecedor de cualquier ventaja que la admiración y el cariño por Pradilla pudieran conllevar".

La Asociación advierte también que, dado que la solicitud de catalogación de Apudepa ya está registrada en la Dirección General de Patrimonio Cultural "si la casa es derribada será responsabilidad también de la Diputación General, en cuyo tejado se halla en este momento la suerte del histórico inmueble".

Fuente: Diario Aragonés

Denuncian el derribo de la casa de Pradilla

Apudepa carga contra el Ayuntamiento de Villanueva

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) denunció ayer a través de un comunicado la existencia de una queja presentada por varios vecinos de Villanueva de Gállego ante el comienzo de los trabajos de destrucción de la casa natal-memorial del pintor aragonés Francisco Pradilla. Según explica la nota de Apudepa, la asociación ha podido confirmar que hace pocos días "las tejas han sido retiradas agresivamente" y se han retirado "también agresivamente las dos placas conmemorativas" colocadas en memoria del insigne artista por el ayuntamiento de Villanueva de Gállego en 1998 y en la década de los años 20 del siglo pasado. Por ello, Apudepa ha hecho un llamamiento a la sociedad aragonesa y a la Diputación General de Aragón para que "impida el derribo y se proceda con inmediatez a la catalogación del edificio", al tiempo que califica de "nuevo atentado" .

Francisco Padilla (Villanueva de Gállego, 24 de julio de 1848 -- Madrid, 1 de noviembre de 1921) es conocido por sus grandes cuadros históricos, como El rapto de las Sabinas y Juana la Loca, Alfonso I el Batallador o La rendición de Granada. Fue director de la Real Academia de España en Roma y a su regreso, director del Museo del Prado entre 1896 y 1898.

Fuente: El Periódico de Aragón



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris