Facebook Twitter Google +1     Admin

El Vedao de la Venta

20110708083041-el-vedao-de-la-venta-urzainqui.jpg

Se conoce por “vedado” a un campo, territorio o sitio cercado o acotado por ley u ordenanza. En la terminología popular villanovense se llama “el Vedao” a los altos o colinas que limitan el término municipal con el Castellar. De hecho en algunos documentos se menciona a este monte como “Castellar antiguo”.

Desde tiempos remotos existen dos partidas llamadas “Alta” (que es la zona más próxima al Castellar) y “Baja” correspondiendo el aprovechamiento de esta última a Villanueva de Gállego desde al menos 1312, año en el que el Consistorio de Zaragoza otorgó el disfrute del Vedao bajo, para sus habitantes. Según una partición llevada a cabo hacia 1520 toda esta zona de monte abarca desde el llamado “cabezo de Fornillé” subiendo hacia la Venta de Coscón “por el lindero que talla el camino de Castejón” y desde ese punto al inicio de la llamada “Val de Alfocea” para retornar a Fornillé. Mientras Zaragoza se reservaba el llamado Vedao Alto que partía de la Venta de Coscón hacia las Fajas y desde este lugar a la llamada “hoya del Borde” y “puntal del hornero” para terminar encontrándose con el Vedao bajo en el llamado “balsete del platero”. En esta partida se encuentra también “la hoya de la justicia” nombre que puede apelar al incidente sufrido por dos vecinos de Villanueva de Gállego (entonces Burjazud) sorprendidos por los monteros del entonces Señor del Castellar (Ximénez de Cerdán) cuando hacían leña, porque aducían que era su término. Cerdán les aplicó el Ius Malectractandi, es decir los mandó ejecutar, lo que provocó una reacción violenta de la ciudad de Zaragoza, esto fue hacia 1475.

En la Parroquia de Villanueva de Gállego se conserva un documento que hace alusión a la pretensiones del cura de Juslibol sobre el Vedao diciendo que formaba parte de la “Partida Miranda”, a lo que se opuso el entonces párroco villanovense, llamado Francisco Orovia, diciendo que no solo se cobraba la primicia por parte de Villanueva, sino que el Vedao había sido donado a este lugar en 1312. Y que todos los nacidos, casados y fallecidos en la Venta de Coscón pasaron por su parroquia así como enterrados en su cementerio.

Robert Vaugham fue un escritor inglés que realizó un viaje por las Cinco Villas junto con el General Palafox tras finalizar el primer Sitio a Zaragoza, en agosto de 1808. De este periplo hace un relato en el que dice:

“Salimos de Zaragoza a las ocho de la mañana en un carruaje suficientemente grande para acomodar a seis personas y tirado por seis mulas. Cruzamos el Arrabal y, a través de una zona árida, donde no se encuentra agua ni lugar alguno, llegamos a la venta de Coscón, a cuatro leguas de Zaragoza donde cambiamos las mulas y tomamos un relevo de dragones. Junto a la venta existe una balsa, el agua de ella era más bien lodo y sin embargo tuvimos que beber, me sirvió de vaso el sombrero de un aragonés.

Los pormenores del inglés no son muy exactos pues pasa de largo por la balsa del Piojo y del balsete de Fornillé, cuyo cabezo debe su nombre a la cantidad de piedra caliza y yesos que había en sus laderas y que servían para calentar hornos de cal.

* En la fotografía Villanueva de Gállego en primer término y al fondo los altos del Vedao.

Carlos Urzainqui Biel 7 de julio de 2011



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris