Facebook Twitter Google +1     Admin

Tomás Alvira Martín

20110314190514-tom-is-al...jpg

Fue el creador de una saga de docentes que iniciarron su andadura en Villanueva de Gállego como Maestros nacionales. Tomás Alvira Martín nació en Alcubierre (Huesca) el 21 de diciembre de 1842. Obtuvo el título profesional de maestro elemental el 16 de septiembre de 1869 en la Escuela Normal de Zaragoza e inició su andadura docente poco después como interino y a partir de 1871 en Farlete, donde obtuvo plaza de primeras letras por oposición. En esta localidad monegrina ejercería su profesión hasta que accedió por Concurso el 31 de enero de 1878, a la plaza de maestro en Villanueva de Gállego con una asignación anual de 852,50 ptas. Tomó posesión cinco días más tarde y ejerció la enseñanza en la escuela pública hasta su fallecimiento, ocurrido veintiun años después el 6 de noviembre de 1899.

El Ayuntamiento y su Junta municipal de Educación agradecidos, le concedieron un diploma de honor expedido el 3 de junio de 1888 y en el que premiaban la labor de Tomás Alvira Martín «en vista de los adelantos que han experimentado los niños que están a su cargo» pero no solo éstos pasaban por sus aulas. En su hoja de servicios, que se conserva en el Archivo de la Administración, aparece resaltada su dedicación especial a la Escuela de adultos, sobre todo «en la temporada de invierno». Parece ser que Alvira enseñaba a sus alumnos solfeo y música, seguramente como educandos destinados a la Banda municipal y por tanto a él se debería la consolidación de la orquesta que tantos años ha perdurado en el pueblo. También me han contado de este señor una anécdota entrañable y es que por Navidades regalaba a sus alumnos “una perra gorda en participaciones de lotería”. También recoge su expediente que fue propuesto para la concesión de la medalla de Isabel la Católica.

Una muestra de su preocupación por la marcha de la enseñanza en el mundo rural es un artículo publicado en el Diario de Avisos el 30 de septiembre de 1897 en el que manifiestaba las precarias atenciones que poseían en aquellos tiempos los profesores de primera enseñanza y de lo sumamente olvidadas que estaban sus necesidades, carencias que podían hacer imposible «en un futuro no lejano el ejercicio del Magisterio». El maestro Alvira fue muy querido por toda la población y aun sigue siendo recordado por los más mayores con afecto, pues parece ser siempre estuvo muy cercano a las necesidades de sus convecinos.

Había contraído matrimonio el 14 de julio de 1870 con Antonia Belzunce Carceller, de esta unión nacieron 12 hijos de los cuales llegaron a la edad edulta 7, de éllos el más conocido fue Silvestre Tomás Alvira Belzunce que nació en Villanueva el día de Nochevieja de 1878 y del que se hablará en otra entrada. Tomás Alvira Martín falleció en Villanueva de Gállego a los cincuenta y cuatro años el 7 de noviembre de 1899. Su entierro fue recogido en la prensa local como una impresionante manifestación de duelo a la que asistieron no sólo villanovenses y sus autoridades municipales sino vecinos de localidades próximas.

* Fotografía de Tomás Alvira Martín, gentileza de su bisnieta Pilar Alvira

Carlos Urzainqui Biel, 11 de marzo de 2011



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris