Facebook Twitter Google +1     Admin

Jaime Ballesteros 'Herrerín'

20110225090047-jaimeballesterosherrerin.jpg

Hace poco alguien me comentaba, al hilo de estas entradas, que cuántas cosas habían ocurrido en Villanueva de Gállego, no creo que sea más diferente que otros lugares y si en nuestro pueblo parece que han pasado “muchas cosas” seguramente será porque por aquí ha pasado mucha gente. Esto viene a cuento de que la historia de España está llena de parejas famosas, generalmente masculinas. Gargoris y Habidis, Indibil y Mandonio, Daodiz y Velarde, Joselito y Belmonte y el cincuenta por ciento de otro dúo tambien taurino e inolvidable, Jaime Ballesteros (Herrerin) de “Herrerín y Ballesteros” (Florentino).

Jaime nació aquí el 8 de junio de 1891, su padre era herrero en el pueblo, de ahí el mote. Ya desde su infancia sintió atracción por el toreo, cosa a la que se oponía la familia. Inició su carrera como peón de brega y más tarde banderillero. Comenzó a matar novillos por tierras aragonesas actuando en Barbastro, Caspe, Tarazona, etc. La primera vez que se puso ante un toro fue en Zaragoza hacia 1909 y por accidente, ya que tuvo que sustituir a otro diestro (Perlita) que había sufrido una cogida. Esa tarde se enfrentó a dos astados agradando mucho su labor. Desde sus inicios tuvo una encendida rivalidad con el ya mencionado Florentino Ballesteros. Se cuenta que mientras Herrerín era el torero de la clase modesta, Florentino era popular entre el artesanado y la clase alta zaragozana de la época. En cierta ocasión la Banda de la Diputación tocó un pasadoble dedicado al del Hospicio en el paseo de la Independencia, los herreristas a continuación solicitaron lo mismo para su ídolo, como los músicos no tenían partitura y no podían ejecutar la obra, se armó un gran revuelo en el que no llegaron a faltar agresiones físicas. El apasionamiento estaba en las calles, en los cafés, los casinos, en la plaza de toros etc., el que era ballesterista no admitía el herrerinismo y viceversa.

En 1912 comienza su proyección nacional en Barcelona al lado de Juan Belmonte, toreando el 16 de febrero en la Barceloneta. Recibió una oferta sustanciosa pero Herrerín tenía que incorporarse a filas como soldado de cuota hasta julio de ese año. El día 3 de agosto hace el paseillo en Madrid y gusta tanto que repite cartel dos tardes más en ese mes, la segunda con su eterno rival el día 15. Durante las Fiestas del Pilar se anunció el día 13 la primera de Feria con Gaona, Gallito y toros del duque de Veragua, actuando Herrerín como sobresaliente. Por cogida de Gaona, Joselito estoqueó los seis veraguas y antes de dar suelta al cuarto, invitó a Herrerín a que alternara con él en quites y banderillas.

En al año catorce, Jaime actuó otras tantas tardes. El día 6 de septiembre le correspondía la número quince en la plaza de Cádiz. Allí el novillo «Almejito» de López Plata le infirió tan gravísima cornada, que fallecería a las siete y media de la mañana del día 9 de septiembre de 1914. Tenía veintitrés años. Fue enterrado provisonalmente en tierras andaluzas hasta que cinco años más tarde, por cuestación popular, sus restos fueron trasladados a Zaragoza y depositados en un mausoleo que todavía se puede visitar en el cementerio de Torrero, obra del escultor Domingo Ainaga.

Su hermano Saulo también fue novillero y durante años participó en las Fiestas de Villanueva de Gállego como Director de lidia. Florentino Ballesteros llegaría a tomar la alternativa de manos de Joselito el Gallo en Madrid el 13 de abril de 1916, pero su trayectoria también sería corta y trágica pués murió de cornada un año más tarde.

Carlos Urzainqui Biel, 25 de febrero de 2011

-- Entrega nº 32 de Villanueva.script, una serie realizada en exclusiva para NdV



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris