Facebook Twitter Google +1     Admin

Que viene el Negus

20110831083607-el-negus.jpg

Este era uno de los nombres por los que fue conocido Haile Selassie, el último emperador de Etiopía o Abisinia. Cuando su reino fue invadido por tropas italianas hacia 1935 este descendiente de Salomón y la reina de Saba comenzó a ser conocido por todo el mundo, sobre todo tras su intervención en la Sociedad de Naciones pidiendo ayuda. La crisis de Etiopía coincidió en el tiempo con nuestra Guerra Civil. En paralelo el sobrenombre de su rey “Negus” comenzó a ser temido entre el bando nacional. 

En Villanueva y por extensión en todo el bajo Gállego comenzó a llamarse de esta manera a un avión que provenía de las filas republicanas y que, de vez en cuando, bombardeaba las líneas enemigas. El ensordecedor ruido de sus motores ponía en alerta a la población civil, que huía por encontrar un refugio seguro ¡Que viene el Negus! decían. Según la historia oral villanovense se trataba de un bombardero, pero para la prensa de la época la cosa no estaba tan clara.

Según la leyenda podría tratarse de un Fokker 7, de un Dragón Rapide o simplemente de cualquier aparato que destacara en oscuro sobre el cielo, se comentaba que había pertenecido al emperador Haile Selassie y que por eso iba pintado de negro, otras fuentes indican que había sido adquirido por el Negus, pero que nunca llegó a su destino. Lo cierto es que las noticias sobre este mito de la Guerra Civil son bastante confusas. El diario ABC en su edición del domingo 18 de agosto de 1936 informa que «en el frente aragonés existe un grupo de milicianos que actúa a las órdenes de un ex legionario apodado el Negus». Tres días más tarde el mismo periódico dice lo siguiente: «esta tarde una avanzadilla de la columna de “el Negus” en servicio de observación, ha llegado hasta Zuera». El 20 de agosto la información se amplía bajo el título “Las heroicas hazañas del Negus”: «en nuestra marcha hacia Chiprana encontramos la columna de milicianos que manda un individuo apodado El Negus, este es un hombre relativamente joven, que ha pasado varios años en el Tercio extranjero y está prestando ahora importantes servicios en las avanzadas, especialmente durante la noche. En poco tiempo ha logrado recuperar de una  montaña en poder de los facciosos, más de 8.000 corderos que los fascistas intentaban llevarse a Huesca y Zaragoza. El Negus ha llevado a cabo también importantes detenciones como la de un canónigo y un fraile, cerca de Jaca». 

La Vanguardia en su edición del 28 de agosto de 1936 realiza un extenso reportaje, con fotografía incluida de “Juan Fernandez, el Negus de Tardienta” un maestro de Barcelona, enjuto, muy moreno, con barba y pelo rizado (muy similar a las fotografías de Haile Selassie en esos días). La misma rotativa informa el 23 de septiembre de 1936 que: «al capitán Rexach se le llama en Segovia el Negus» y que durante el entierro de un teniente fascista, en el que se hizo alarde de fuerzas a las afueras de la ciudad, «apareció el Negus, bajo hasta unos cincuenta metros, observó el carácter militar del desfile y entonces disparó las ametralladoras sembrando la muerte y el pánico entre los manifestantes». Este mismo diario, el 6 de octubre de 1936, recogía la muerte en combate de Manuel Alonso Sastre «alférez del Batallón de Hierro, pertenecía al arte de imprimir y al partido Comunista, se le conocía por El Negus». 

Retomando el ABC, éste periódico cita el 18 de octubre del mismo año a las llamadas escuadrillas de las Alas Rojas «en armoniosa formación que preside un avión negro, el famoso “Negus del Aire”» que marchan hacia la sierra de Alcubierre «para arrojar sobre los enemigos toneladas de pólvora» y una vez concluida la guerra, el 16 de abril de 1939, ABC vuelve a informar que «Ventura Rodríguez Anarte, comunista, capitán rojo» era en realidad el Negus, además de ayudante del Campesino. 

Como se puede apreciar la ubicuidad del Negus es total y nadie se pone de acuerdo en cuanto a la identidad del personaje. En mi opinión “el Negus” fue un mito creado por el bando republicano para simbolizar la resistencia contra el avance fascista, de la misma manera que Haile Selassie combatía contra los italianos y de paso era una forma de “premiar” el arrojo de los milicianos republicanos frente al avance rebelde. Por cierto la palabra Negus significa Regente en idioma etíope. 

* Fotografía: El Negus en acción a la altura de Perdiguera, por amabilidad de Carmen Cativiela Redondo.

Carlos Urzainqui Biel 30 de agosto de 2011



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris