Facebook Twitter Google +1     Admin

Carretera de Castejón

20110719131854-carretera-castejon-urzainqui.jpg

Francisco Porta Barceló es un veterano músico villanovense al que tengo un especial aprecio porque siempre me ha atendido muy amablemente, en cierta ocasión me contó que siendo un niño fue a tocar con la banda de Tío Evaristo a Castejón de Valdejasa y que el trayecto casi les llevó un día de camino. A través de la vieja calzada romana llegaron en coche a Cagarroz, hicieron noche en este corral y subieron hasta el alto de Esteban montados en mulas o a pie. De ahí o bien en carro o si había suerte en coche, bajaban hasta el pueblo. Hoy ese recorrido se hace en tan apenas treinta minutos.

Hasta mediados del siglo XX, la única conexión que existía por carretera a Castejón era por Tauste. Recién estrenada la II República los castejoneros reclamaron una vía de acceso fácil a Zaragoza. En 1934 el Ayuntamiento de Zuera propuso unir ambas localidades a través de "Vallones", planteando incluso construir un pequeño parador en dicho monte. Pero el Gobierno acordó hacia 1935 que la carretera debía partir desde Villanueva de Gállego. Pablo Acín, alcalde villanovense en la primavera de 1936, se felicitaba de este acontecimiento ya que paliaría en gran medida el "importante paro obrero" existente en el pueblo, pero la Guerra Civil frenó el proyecto.

Recién concluida la contienda varios pueblos de Cinco Villas se reunieron con el entonces presidente de la Diputación (Allué Salvador) con el fin de retomar la idea sobre la carretera, pues era de vital importancia para la comarca. Durante la postguerra, hacia 1945, se aprueba construir un camino local entre Ejea de los Caballeros y Villanueva de Gállego atravesando Castejón de Valdejasa, a raíz de un estudio elaborado por el Ingeniero Don Alfonso Fernández Merino. La obra se ejecutará en una primer fase que concluirá hacia 1955 atravesando toda la muela del Castellar y en un segundo período treinta años más tarde, concluirá gracias a una segunda fase que llegará a Ejea. Se da la circunstancia de que es el tramo más fácil, llano y corto de los dos.

Contaba una leyenda que en los inicios de su construcción trabajaron presos provenientes del Campo de concentración de San Juan de Mozarrifar, pero este extremo no está confirmado y posiblemente por las fechas de inicio de las obras seguramente no fue así. Sí que contribuyó en gran medida a frenar la emigración en Villanueva, es más, gracias a la construcción de esta nueva carretera llegaron al pueblo nuevos habitantes. Lo cierto es que la carretera de Castejón empleó abundante mano de obra como carreteros, canteros, peones, etc. En principio su firme eran losas de piedra, pero poco después se cubrió con la actual capa asfáltica.

Para Castejón supuso esta vía de comunicación el acercamiento a Zaragoza. Para Villanueva la ampliación de su casco urbano y una revitalización de su economía. Para Zaragoza que muchos de sus habitantes descubrieran en los años sesenta y setenta un auténtico pulmón de su ciudad, aprovechando los domingos para "pasar el día" entre los pinos, sabinas y carrascas. Hoy día es paso de ciclistas y de algún que otro vehículo. Últimamente parece ser que se va a llevar a cabo la ampliación de su arcén para hacer más fácil el tránsito y sobre todo para preservar mejor el monte, que falta hace.

Como anécdota contaré que en su unión con la carretera de Huesca existe un cartel indicador que dice "a Castejón de Valdejasa 29 km." A la entrada de este pueblo hay otro de similares características que reza "a Villanueva 30 km." Quédense con la distancia que mejor les parezca.

* La foto, como no podía ser de otra forma, corresponde a una vista, casi de pájaro, de la carretera a Castejón de Valdejasa desde Villanueva.

Carlos Urzainqui Biel, 15 de julio de 2011.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris