Facebook Twitter Google +1     Admin

La casa de Pradilla

Por Carlos Bitrián Varea, arquitecto, presidente de Apudepa.

Villanueva de Gállego, Aragón y el mundo entero han perdido el lugar memorial en que se había proyectado históricamente la admiración y el cariño de un pueblo hacia uno de sus genios artísticos. Sedientos de suelo han lanzado sus máquinas contra una casita de pueblo, una arquitectura modesta y adorable, de tapial y cal, de medidas humanas y carácter popular, una de esas construcciones radicales, de las que ya no abundan, decididamente hechas para la vida humana y no para ganar dinero a espuertas. Una casa de cuando las casas eran principalmente eso, y no mercancía de traficantes de espacio, de piratas de tierra firme acostumbrados a levantar el teléfono para remover cualquier barrera que el bien común pueda poner en el camino.

La casa ahora derribada estaba estructuralmente bien e incluso presentaba buen aspecto. Con arreglos mínimos hubiera podido dar nuevo cobijo al habitar humano; y los vecinos hubieran podido seguir reconociéndola como elemento destacado de su memoria colectiva. ¿Quién podía estar interesado en interrumpir tan benéfica existencia? Quien no viera valor en ella, supongo. ¿Y quién no puede ver valor en una casa? Quien no vea la casa, tal vez. Quien vea otra cosa, como dinero. Me parece triste, pero no ilógico, que una sociedad como la nuestra que ha basado buena parte de su sistema económico en la explotación del suelo haya requerido conformar unos hábitos mentales que operan misteriosamente sobre la casa negándole su naturaleza de casa, sustrayendo sus cualidades protectoras, simbólicas y ambientales para sustituirlas por puro valor de inversión y cambio. Si esto ha sido así desde hace mucho, sorprende que en un país que vive ahora dramáticamente las consecuencias de la gran operación especulativa (por ejemplo en forma de injustos, fraudulentos e ignominiosos desahucios) siga pasando inadvertido el verdadero valor de una casa.

Supongamos ahora que la casa de Pradilla no era de Pradilla. Que no había sido distinguida con las atenciones de las instituciones y con el cariño del pueblo. Supongamos incluso que no había placas en la fachada y que don Félix Cativiela no había tenido la enorme generosidad de ofrecer sus bienes para la creación de un espacio sobre el gran pintor. Con todo, la casa seguiría siendo una morada construida a la manera tradicional del valle del Ebro por manos desaparecidas hace más de doscientos años. Seguiría constituyendo un patrimonio valioso para la vida del ser humano. Nuestro patrimonio es lo que habitamos cotidianamente; está sujeto a cambio, pero debe ser un cambio guiado por el bien común y no por la ambición de los Midas contemporáneos, que recalifican lo que tocan.

Pero lo cierto es que la casa era, además, el hogar natal de Pradilla. Su destrucción ha sido un duro golpe para el patrimonio aragonés que Apudepa ha tratado de evitar hasta el último momento. Lamentablemente, sola como ha estado, no ha podido conseguirlo. Además de fruto de la codicia, el derribo ha sido un gran acto de complicidad y cobardía política. El 9 de noviembre a primera hora, un día después de conocer que la casa iba a ser derribada, Apudepa presentó en el Registro de la Dirección General de Patrimonio Cultural una instancia para catalogar el inmueble y para recordar que la Ley de Patrimonio obliga a detener el derribo por el plazo máximo de de dos meses. El mismo día 15, Apudepa llamó en reiteradas ocasiones a la Dirección General y al Ayuntamiento sin obtener respuesta. La instancia oficial no fue tramitada en toda una semana, a pesar de su carácter notoriamente urgente. Cuando estas dilaciones ’mortales’ para el patrimonio se ha producido en otras ocasiones ha podido pensarse qeu se trataba simplemente de incompetencia gubernamental. El caso de la casa Pradilla no resulta ya tan claro. El Gobierno debe explicar qué ha ocurrido, por qué una instancia urgente ha tardado una semana en ser atendida. Las Cortes deben investigar lo sucedido. Aunque lo que todavía es más importante es comenzar a trabajar para que la casa vuelva a aparecer ante nosotros como una casa, aunque jamás ninguna podrá ser ya la de Pradilla.

* Fuente del artículo: edición impresa del Herado de Aragón del martes, 4/12/2012.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris