Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuando la Chata reinó en Villanueva

20110117125444-esperando-a-la-infanta.jpg

Fue al final de la tarde de un caluroso domingo de verano, más concretamente el 28 de julio de 1912. Un día antes el alcalde del pueblo (que era republicano radical) había recibido un telegrama del Sr. Gobernador Civil en el que le indicaba el paso de SAR. Doña Ysabel de Borbón Infanta de España, por Villanueva de Gállego. Inmediatamente reunió al Consistorio para comunicar el acontecimiento que se avecinaba. Acordándose por unanimidad un recibimiento caluroso en el Casino de la Unión, donde se le ofrecería un “refrigerio” y al que acudiría la Banda de música del lugar, asi mismo se acordó dar aviso a «todas la autoridades y personas visibles del pueblo a fin de rendir los respetos debidos a SAR.»

La Infanta en cuestión se encontraba realizando un viaje por tierras aragonesas y llego a Villanueva prodecente de Huesca con dirección a Zaragoza. Muchos villanovenses esa tarde no dormirían la siesta y seguramente otros perdonaron las faenas agrícolas de la época relacionadas con la cosecha. Unos por curiosidad, otros por entusiasmo monárquico, el caso es que la multitud se agolpó en la carretera a ver pasar la interminable caravana de automóviles que acompañaba a tan egregia dama, lo cual no dejaba de ser un espectáculo por ese tiempo.

Con una elegante blusa “eliotropo” (violeta), falda gris y sombrero paja con flores, Doña Isabel descendió del automovil siendo recibida por el Alcalde de Villanueva, quien amablemente le ofreció su brazo para ayudarle a subir las escaleras del Casino, este detalle fue comentadísimo en la localidad debido a la filiación política del primer edil y la adscripción monárquica del Centro, tal como me comentó en su día un señor que vivió el acontecimiento siendo niño. Durante su estancia la Infanta entregó al Ayuntamiento la cantidad de 75 pesetas «para distribuir entre los pobres de la localidad». Cifra que fue repartida con ocasión de las Fiestas de las Santas Reliquias entre una lista de 22 personas que pertenecían a la «beneficiencia municipal». Tras esta visita que seguramente no duraría más de hora u hora y media, la Chata abandonó el pueblo.

Isabel de Borbón era la hija mayor de Isabel II, por tanto hermana de Alfonso XII y tía de Alfonso XIII. Fue Princesa de Asturias desde su nacimiento el 20 de diciembre de 1851 hasta 1857. Luego, durante la Restauración de su hermano Alfonso también ocupó este cargo, hasta el nacimiento de la Infanta Mercedes. Contrajo matrimonio con apenas 17 años con el príncipe italiano Cayetano de Borbón dos Sicilias, fue una boda de conveniencia y la novia no fue advertida de que su esposo padecía epilepsia. Cayetano se suicidó en Lucerna en 1871 dejando viuda de por vida a Isabel.

Gran aficionada a la fiesta de los toros fue siempre muy popular entre la población, quien la conocía por el apelativo “la Chata”. Cuando se proclamó la II República las nuevas autoridades no le pidieron que se exiliara en atención a su edad (ochenta años) y por su cercanía al pueblo. Doña Isabel siguió los pasos de su sobrino, muriendo el 23 de abril de 1931 en el convento de Auteuil cerca de París. En 1991 fue enterrada en el palacio de la Granja, lugar al que estaba muy vinculada pues pasaba allí las vacaciones y organizaba tertulias y reuniones. En algun lugar he leido que la Infanta Elena es el miembro de la Familia Real que más se parece a la Chata.

Carlos Urzainqui, 17 de enero de 2011



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris