Facebook Twitter Google +1     Admin

Voces del pinar

20101002003344-las-fajas-en-primavera-2-.jpg

El otro día escribía sobre voces o vocablos característicos de Villanueva y su entorno, dije que no se diferenciaban en mucho del habla popular aragonesa (para mí la fabla, que queda bien). El pinar, que aunque sea de Zuera tiene también algo nuestro, posee no solo una interesante masa forestal, cada día en más peligro, sino que contiene un bosque de significados y palabras que, si no son originales, son características o peculiares. Todos conocemos que un galacho es un meandro que se ha quedado aislado del río o un curso muerto de éste. Pero también existen galachos de secano que son aquellas zonas cultivadas rodeadas por bosque o matorral y aisladas del resto de parcelas agrícolas, el más conocido el llamado “Galacho de los frailes” situado cerca del cabezo llamado de “la Palomera”. Este último nombre, como el de “Pilarotes”, no está muy claro.

Las Fajas: Es la denominación popular con la que es conocido por los villanovenses este bosque meditérraneo, situado a unos diez kilómetros en dirección noroeste del pueblo. El nombre le viene seguramente por la colonización medieval de la zona. Cuando los reyes aragoneses se asentaban en un lugar entre otras cosas, distribuían las tierras entre los afortunados terratenientes mediante tiras alargadas de tierra llamadas “fajas”. La actual zona de huerta situada entre la actual fábrica de harinas y la vía del ferrocarril se llamó en tiempos con este nombre: “las fajas del rey”.

Esta partida de pinar, sobre la que Villanueva tiene derecho “al vuelo”, es decir, a cortar leña para consumo propio aunque en algunas épocas también se ha pretendido para la caza. Se encuentra ubicada dentro del monte de Vallones. Éstos consisten en profundos barrancos poblados por vegetación forestal, muy frescos incluso en verano y que no son cultivados. Al contrario que los barrancos anchos y susceptibles de cultivo, que reciben el nombre de “Vales”. La de Villanueva tiene diez kilómetros de longitud y nace de la intersección de las llamadas vales de Letosa, la Cueva, Valimpia y Castellar. También existe el vocablo Varillo que define aquellas vales por cuyo fondo, generalmente extrecho, discurre una senda o camino. En el monte alto existe un varillo que se llama “de los bojes”.

Ya dentro del término municipal hay tres denominaciones que siempre me han llamado la atención; una es el Cabezo de las monas. El nombre puede provenir de la palabra latina munio que significa “excavar”, por tanto, sería el cabezo excavado. Otra, la Balsa del piojo. Se trata de un antigua construcción hídrica destinada al abastecimiento de la calzada romana de las Cinco Villas, no obstante se encuenta junto al camino de Castejón de Valdejasa. Este pozo artifical ha permanecido casi inalterable hasta hace muy pocos años en que alguien, decidió retirar el “buro” o suelo de arcilla que renetía el agua. La balsa de encuenta en el centro de la Val de Villanueva y en documentos antiguos se menciona como “de la fuesa” o del foso, quizás de este término derive en la palabra “piojo”. Para terminar quisiera mencionar el cabezo de Fornillé o cabezo del horno, antiguamente existían muchos hornos de cal en Villanueva, hasta hace poco quedaba alguno, supongo que en este lugar existiría uno, por otra parte las lomas cercanas son bastante calizas.

 Carlos Urzainqui Biel, 30 de septiembre de 2010

*En la imagen, una vista panorámica de la partida de las Fajas.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris