Facebook Twitter Google +1     Admin

Pueblos preñados de embarazos

La llegada de parejas jóvenes al área metropolitana ha elevado la tasa de natalidad y en lugares como La Puebla de Alfindén ya se cuadruplica el índice respecto a la media de Aragón. En Villanueva hay cien embarazos.

CRISTINA ADÁN. Zaragoza Dar un paseo por Villanueva de Gállego y no encontrarse una mujer embarazada es prácticamente imposible. De hecho, calculan que en el municipio hay más de cien mujeres en estado de buena esperanza. La situación se repite en otros municipios del área metropolitana de Zaragoza. En La Puebla de Alfindén hay unas noventa mujeres encinta y, el año pasado, esta localidad llegó a cuadruplicar la tasa de natalidad media de Aragón. La verdadera argumentación está en que en los últimos años han llegado muchas parejas jóvenes en busca de una vivienda más asequible y eso ha hecho que el censo de estos municipios no deje de aumentar.

Según datos del Instituto Aragonés de Estadística, en 2005, La Puebla de Alfindén registró 104 nacimientos. En otros municipios del entorno de Zaragoza también se contabilizaron cifras elevadas como en Utebo, donde se contabilizaron 197 nacimientos; Cuarte de Huerva (63), Villanueva de Gállego (48) o Zuera (51).

Si se comparan estas cifras con la tasa de natalidad media de la Comunidad, se nota un grado de crecimiento muy superior. El número de nacidos por cada 1.000 habitantes en Aragón el pasado año fue de 9,33. Una cifra que en Villanueva de Gállego se eleva hasta 13,7 y en La Puebla de Alfindén supera los 40 -en concreto, 40,51-.

Pese a que la evolución de este índice en la Comunidad ha sido ascendente en los últimos cinco años -se ha pasado de una tasa de natalidad de 8,29 en 2000 a 9,33 cinco años después-, el número de nacimientos registrados en los municipios del área metropolitana de Zaragoza ha sido especialmente significativo. De hecho, se ha podido comprobar que los parques de estas localidades están llenos de niños pequeños y un gran número de madres que esperan su segundo bebé.

El miércoles pasado, en tan sólo un metro cuadrado, encontrábamos a dos mujeres embarazadas en Villanueva de Gállego. Estaban en la piscina municipal, sentadas sobre la toalla y ambas tenían en brazos a sus hijos de dos años. Aseguraban que el mal tiempo de esa tarde hacía que no les acompañaran muchas más y que es común que se junten en lugares como éste o en los parques a última hora de la tarde.

Se llaman Alexia Arvi, de 35 años, e Isabel Gracia, de 33. Ambas son vecinas del municipio "de toda la vida" -como ellas mismas dicen- y viven en la misma calle. Por eso, bromean con que su embarazo ha sido consecuencia de las ganas que tenían de rejuvenecer la vía en la que viven. "La calle está llena de gente mayor y queríamos darle otro aire", comenta Isabel, que está de cinco meses y espera a su segundo hijo.

Otro boom de natalidad

El primero se llama Miguel y hará tres años en noviembre. Coincide en edad con la primera hija de Alexia, Valentina, que se divierte en la piscina junto a su hermana Cleofé. Su madre salió de cuentas ya el pasado domingo, pero parece que Germán, como se llamará su hermanito, se resiste a salir. "Cuando tuve a la primera también hubo un boom de natalidad, igual que ahora", dice Alexia.

"En la guardería a la que llevo a mi hijo están inscritos unos cuarenta niños, pero hay otros centros", puntualiza Isabel, que asegura que suelen reunirse muchas embarazadas en los parques de la localidad. "Si nosotras nos juntamos, nuestros hijos también están juntos y así lo pasan mejor", comentaba.

De hecho, el incremento de pequeños en el municipio ha comenzado a notarse en los centros de salud y también en las guarderías y escuelas infantiles. En la actualidad, la matrona del consultorio de Villanueva de Gállego atiende a unas 30 embarazadas. Aunque la cifra es muy superior, según indican desde el Consistorio, ya que muchas siguen manteniendo el médico en Zaragoza, donde trabajan, o acuden a centros privados en la capital aragonesa.

En lo que va de año, el Ayuntamiento ha contabilizado 23 empadronamientos por nacimientos. "Tenemos hasta gemelos y trillizos", dice orgullosa la concejala de Bienestar Social del Consistorio, Emilia Bueno. "Ha venido mucha gente joven a vivir y eso se nota. De todas formas, tenemos en cuenta que son muchos más de los que se empadronan, porque hay mucha gente que todavía no lo ha hecho", añade la edil.

La Fiesta de la Esperanza

Cada año, el municipio celebra la Fiesta de la Esperanza. El pasado diciembre se sobrepasaron todas las expectativas y los regalos que el Consistorio había preparado para las mujeres embarazadas no fueron suficientes. Se contabilizaron cien. "Este día se da un obsequio a cada una de las embarazadas, se celebra una misa en la que se les bendice y luego se les invita a un chocolate", explica Bueno.

Pero, pese a que los nacimientos hayan registrado un repunte en los últimos años, esta no es una fiesta nueva. "Es una tradición muy antigua. Antes las mujeres del pueblo hacían labores de ganchillo y las repartían entre las embarazadas. Ahora, continúa la fiesta, aunque se ha modificado un poco", añade la concejala de Bienestar Social del Consistorio villanovense.

Fuente: Heraldo de Aragón



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris